Viajar a París con niños (PARTE I: Disney)

En: Root En:

Qué divertido y estresante a la vez. Yo lo describiría como una experiencia religiosa que te enriquece a la par que te hace perder años de vida. Y hablo por supuesto de mi caso, que conste, que oye igual para otras familias numerosas viajar es relajante y tal, pero vaya, mi familia no es de esas. Nosotros nos hacemos notar allá donde vamos, quizá es porque los dos pequeños aún son muy pequeños y, no nos engañemos, además son movidos, revoltosos y traviesos (por no decir otras cosas…). Vamos que no paran. Y en este viaje no iba a ser menos claro está.

Os adelanto que el destino fue Disneyland París y París, tres días en cada sitio. Una experiencia familiar totalmente recomendable (y agotadora que no os voy a engañar ;). Primero elegimos Disney y luego vimos París. 

Nosotros decidimos ir en coche, sí, en coche, unos 1.100 km aproximadamente, pero para nosotros era la mejor opción. Y por si alguien está pensando hacer un viaje parecido en breve, ahí van algunos pequeños consejos o recomendaciones que pueden veniros bien (o no) a la hora de viajar en familia con niños sobre todo pequeños.

 

HACER EL VIAJE ENTRETENIDO

En primer lugar, el viaje forma parte de la experiencia global así que tienen que verlo como algo divertido y tienen que estar entretenidos durante todo lo que dure el trayecto si no queremos morir en el intento o llegar al destino ya más cansados de lo que deberíamos. En nuestro caso, nos esperaban 10-12 intensas horas en el coche con tres niños y eso apuntaba ya a lío del bueno. Juguetes, películas, comida, comida y más comida en nuestro caso es lo que solemos llevar. Ah! Y bolsitas de patatas, gusanitos… para momentos críticos que siempre nos sacan de un apuro.

ELEGIR UN HOTEL CÓMODO PARA TODOS

Está claro que si vas a París hay muchísimos hoteles con encanto preciosos que puedes reservar, pero si hablamos de una familia numerosa las opciones se limitan y mucho, porque son pocos los que ofrecen habitaciones para cinco. En nuestro caso, nos decidimos por un hotel en Disney para toda la semana y movernos a París en tren. Un tren de cercanías que se coge en la misma puerta de Disney y que te deja en el centro de París (NotreDame o Arco del Triunfo). Y realmente fue un acierto. Escogimos el Davy Crocket Ranch, un hotel con cabañas en el bosque con todo lo que una familia necesita: espacio, un lugar para comer, un sofá para descansar, una cocina para preparar algo si te apetece y dos habitaciones con dos baños. Para nosotros estar cómodos y con espacio es importante aunque a penas estemos en el hotel.

 

COMIDA Y BEBIDA POR DOQUIER

Vayamos donde vayamos siempre llevamos comida y bebida como si se fuera a acabar el mundo. Que tienen hambre, abrimos mochila y sacamos embutido, pan, yogures o lo que sea. En un momento hacemos un picnic o unos bocatas y asunto arreglado. No se si os pasa a vosotros pero, en mi caso, si los niños tienen hambre pueden ser insoportables hasta que la sacian. Y cuando estás en un lugar desconocido, no es fácil conseguir algo de comer al momento. Así que lo mejor es llevar siempre comida y agua encima para cualquier momento de necesidad.

 

LLEVAR SILLA DE PASEO

Si viajas con niños pequeños yo no me olvidaría la sillita de paseo. Para nosotros es fundamental sobre todo si vamos a sitios donde hay que caminar bastante. Si no se sienta el pequeño, lo hace el mediano, y así se van turnando. Además, sirve para que los pequeños echen la siesta en un momento dado y descansen. En mi caso, cuando se duerme el pequeño… ¡descansamos el resto! Además sirve para llevar abrigos, sudaderas, comida y agua, vamos, de coche escoba para meter todo lo necesario para un día trotando por la ciudad.

  

NO PEGARLES GRANDES PALIZAS CAMINANDO

Cuando fui a París con mi maridín de novios fue otra cosa, patear y patear la ciudad porque París se ve así, caminando y disfrutando del ambiente y sus calles… Pero con niños es diferente. Si algo teníamos claro antes de empezar es que no íbamos a pegarles grandes palizas caminando. Eso ya depende de los niños claro, en mi caso, a pesar de que el mayor ya tiene 8, con dos pequeños no podíamos planear grandes caminatas cada día. La idea es que ellos disfruten con la experiencia y vean todo lo posible de la ciudad pero sin rallarse ni agotarse demasiado, recordad que tienen que aguantar todo el día y los que vienen…

Continuará en el siguiente post...

Os dejo con algunas de las fotos de Disney, no hay ni una en la que salgamos todos decentes... es lo que pasa en una familia de cinco, el que no sale mal, sale peor, el que no llorando o enfadado...

En fin ¡ahí van!

   

comentarios

Deje su comentario