10 razones por las que los niños "chicos" molan

En: mamis En:

Estos últimos días hemos visto en redes sociales como otras mamis pasan por lo mismo que pasamos nosotras cuando le decíamos a la gente que lo que nos venía de camino era un niño. La verdad es que sinceramente nos da una rabia que no veas… Pero, de verdad, ¿por qué tener chicos mola menos que tener chicas? Que las niñas son monísimas y está claro que tener una niña a casi todas las chicas nos hace a priori como ilusión pero… de ahí a que tener niños sea como una maldición o algo parecido ¡pues no! Seguro que a muchas mamis de niños os suenan comentarios (siempre unidos a caras de lástima) como:

- Bueno, qué le vas a hacer, es un niño… (pues no le voy a hacer nada, quererle mucho como si hubiera sido una niña, igualito)

- Tranquila, ya irás a por la niña… (y me saldrá otro niño, uno detrás de otro, y no pasa nada, y no, no llenaré de hijos el mundo yendo a por la niña)

- Vaya, ¿otro niño? Que pena no? (¿pena, pena de qué?)

- Bueno, no te preocupes… (¡pero si yo no me preocupo! ¡como si fuera para preocupar la cosa!)

 

¡Hay que revelarse!

Nosotras somos #mamisofboys, estamos encantadas y hoy os vamos a dar  10 razones por las que ¡los chicos molan! (Ojo, que también hay otras muchas por las que mmmmm en fin, no molan tanto… ¡pero eso en otro post!)

 
1. Viven enamorados de mami. Sí, y eso para que nos vamos a engañar, nos encanta. Tienen contigo un feeling especial que hace que te miren con esos ojitos de enamorado que te derriten…

2. Puedes vestir a juego con ellos sin parecer ñoña. Y esto que conste que no es una crítica a las mamis de niñas que visten a juego, pero como la ropa de chico es más cañera, puedes darle un rollo muy cool al conjunto contigo.

3. Les das una pelota y son felices. Sí, es así. Vas a un parque, llevas una pelota y te olvidas de hijos, dale que te pego al balón durante horas hasta que te los llevas a rastras.

4. Son simples y eso facilita las cosas. Sí, son hombres al fin y al cabo y son de pensamiento simple, que no es una crítica, es que es así y oye, que viven más felices. No le dan mil vueltas a las cosas y tan pronto se enfadan como lo arreglan y listo. Eso hace que los lleves a tu terreno fácilmente y que soluciones los problemas con mucha más facilidad.

5. En tu casa, cero dramas. Los niños es lo que tienen, que no son muy melodramáticos… ¡Para eso ya estamos nosotras! Que le cortan el pelo como un pollo, cero dramas. Que se quedan sin ver su peli favorita, vemos otra, cero dramas. Que su vaquero favorito no está lavado, cero dramas. Que sus zapatillas no van a juego con su ropa, cero dramas. Que su amigo lleva un día sin hablar con él, ya se le pasará, cero dramas.

6. Están listos en un visto y no visto. Vestir, dientes, chorro de colonia ¡y a la calle! Además, a la larga vas a gastar menos en cosas como higiene personal, peluquería, depilación… (bueno, aunque hoy en día no se sabe… ; ).

7. Son divertidos y aventureros. Y no decimos que las niñas no lo sean, pero es que los chicos son geniales, tienen unas ocurrencias de lo más divertidas y variopintas que siempre te alegran el día. Eso hace que cada día se convierta en una auténtica aventura. Cualquier lugar es bueno para encontrar una cueva del tesoro...

8. Siempre tendrás en casa un punto de vista diferente al tuyo. Y eso enriquece mucho. Ellos siempre te aportan la visión más masculina en  los problemas del día a día y las soluciones con dos puntos de vista distintos ¡siempre son mejores!

9. Son carilñosos como osos, vamos, más que los osos amorosos… Y eso es algo que siempre siempre siempre gusta, y mucho. Esos besos, esos abrazos, dormir acurrucados en el sofá bien pegaditos… ¡hasta sudar la gota gorda!

10. ¡No necesitarás ir al gimnasio! No, no, en serio. Las casas con chicos son un no parar, intensas de verdad, moviditas de lo lindo. Porque los chicos son energía pura en movimiento, torbellinos con batería cargada al 100% (que esto a veces se vuelve en contra pero aquí hoy no lo diremos ; ).

Y una última de regalo... por si a alguna le hiciera ilusión esto...

¡Vas a ser madrina! Claro, que para eso tiene que casarse y todo eso… pero vaya, que si se casara algún día ¡tú la mami madrina más guapa y orgullosa del brazo de tu pequeño gran hombre! 

 

      

 

 

En la misma categoría

comentarios

Deje su comentario